DE RENTA BÁSICA, EXPERIENCIAS, EXPERIMENTOS Y CARTA SOCIAL EUROPEA…

 

En el mes de octubre hemos auspiciado la celebración en Madrid de un encuentro internacional del movimiento europeo por la renta básica (Unconditional Basic Income Europa). Hemos tenido la ocasión de comprobar cómo la idea de la renta básica se va expandiendo por Europa y por el mundo, cómo desde diversas instancias institucionales empieza a aceptarse la inevitabilidad de la medida y cómo, de manera tímida pero continuada, se van proponiendo y realizando distintos “experimentos y experiencias” de renta básica en distintos países y ciudades europeas y desde diferentes perspectivas.

En estos días el tema vuelve de nuevo a la actualidad y se pone en primer plano en los medios de comunicación con artículos, otra vez, a favor y en contra, a raíz del experimento que se inicia en Finlandia con 2.000 personas.

La Marea Básica contra el paro y la precariedad por una renta básica ya, como su propio nombre indica, es una MAREA que apuesta de manera decidida y radical, por el reconocimiento del derecho a la renta básica y su implantación con las características irrenunciables de incondicional, universal, individual y suficiente. Somos un movimiento de personas desempleadas y precarias en su mayoría, aquellas a las que más afecta y más directamente sufren la inseguridad económica y el cierre de las expectativas vitales que provoca el neoliberalismo.

Se sufre, por un lado, por la inexistencia de una medida de Seguridad Social que sea garantía, entre otras muchas, de seguro universal e incondicional de desempleo, cuando más de la mitad de las personas en esta situación no reciben prestación alguna o ésta es muy insuficiente; de jubilación digna, cuando más de la mitad de los pensionistas reciben prestaciones muy por debajo del umbral de la pobreza; de igualdad de oportunidades desde el momento de nacer, de independencia económica para muchas mujeres y en general para las personas que realizan trabajos de cuidados, para los artistas o los que intentan y reinventan la economía social o la revitalización del mundo rural; garantía frente al recorte o el incumplimiento flagrante de derechos y servicios sociales reconocidos sobre el papel como el derecho a la vivienda, el acceso a la energía y un largo etcétera.

No es para nosotras, por lo tanto, una cuestión meramente teórica que haya que justificar acudiendo a los filósofos griegos, a los revolucionarios franceses o a los socialistas utópicos, aunque todos ellos nos carguen de razones; es una cuestión de una reivindicación irrenunciable y urgente. Por eso añadimos el vocablo YA a la palabra renta básica y decimos: RENTA BÁSICA YA.

Desde la Marea saludamos cuantos pasos se vayan dando a favor de la implantación universal de esta medida, aunque algunos nos provoquen serias dudas por su insuficiencia (el experimento de Finlandia se hace con cantidades por debajo del umbral de pobreza), sus limitaciones en cuanto a su alcance (el número de personas a las que va a afectar, sólo dos mil) y duración (será por dos años) o los riesgos que conlleva su aplicación desde el gobierno de derechas del país finlandés (se podría pretender sustituir servicios sociales establecidos y conquistados por derecho, sanidad, educación, etc., por la renta básica, y eso no sería un avance, sino un severo retroceso.) Del mismo modo y con las mismas prevenciones saludamos las experiencias que se van a realizar en Ámsterdam, Utretch y otras ciudades holandesas o el que está previsto para la región francesa de Aquitania. A la vez que lamentamos profundamente que, en España, ninguna fuerza política parlamentaria se atreva a proponer tan siquiera una medida ni parecida.

Las dudas que nos surgen son porque las urgencias sociales están ahí, ante nuestros ojos. Once millones de personas en España por debajo del umbral de pobreza no tienen paciencia para seguir esperando a que se evalúen los experimentos, se realicen otras tantas experiencias piloto o a terminar de convencer a los recalcitrantes opositores a la medida, a la calculatoria de los partidos sobre si les suma o resta votos. Pero no tenemos sólo esta visión de nacionalismo estrecho, sabemos que la renta básica es del mismo modo urgente en Bulgaria, en Grecia y Portugal y en toda Europa, sabemos también que desde una perspectiva europea, cuando el Banco Central Europeo no cesa de suministrarle dinero a los bancos con su política de “facilidades cuantitativas” sería perfectamente factible entregar ese dinero directamente a las personas mediante la implantación de un dividendo o renta básica europea. Nos parece vergonzoso que los partidos que llevaron diputados al parlamento de Europa con la promesa de la renta básica como propuesta principal de sus programas (Podemos, Equo, Anova y Bildu) no estén ahora dando la batalla. Volverán a pedirnos el voto y tal vez se atrevan a volver a prometer lo mismo.

Por eso, desde la MAREA BÁSICA no nos dejamos seducir por los cantos de sirena de la demagogia al uso, sabemos que no se conquistarán nuestros derechos sin lucha en la calle, sin movilización, sin presión social, y que difícilmente se conseguirán nuevos derechos o se implantarán medidas novedosas si no se defiende el cumplimiento de los derechos ya existentes o ya reconocidos legalmente, y es por eso que luchamos por el derecho a la salud con la Marea Blanca de la sanidad, por el derecho a la vivienda con el movimiento antidesahucios, por el derecho a la educación con la Marea Verde, por el agua pública o contra las leyes mordaza que pretenden acallar la protesta y la movilización social. Son previos que nos afectan directamente a todas las personas sin excepción alguna y se han de garantizar independientemente de que en algún momento se implementara la medida ya que, de lo contrario, correríamos el grave riesgo de que se implante al fin la renta básica y luego se nos pretenda hacer pagar por ella en algún modo…

carta-social-europea-web

También España tiene firmada la Carta Social Europea en dos ocasiones (pendiente de ratificar la última revisión y el protocolo de reclamaciones colectivas.) Los tratados internacionales que se firman son de obligado traslado a la legislación. La Carta Social dice que “todas las personas tienen derecho a prestación económica en caso de necesidad”. Es una definición genérica que no implica necesariamente la renta básica, aunque desde nuestro punto de vista sería precisamente la Renta Básica Incondicional la que verdaderamente podría garantizarla. En cualquier caso, disponemos del documento oficial donde el Comité Europeo de Derechos Sociales reclama a España su cumplimiento en términos inequívocos: ninguna renta mínima debe situarse por debajo del umbral de pobreza, determinadas condiciones son ilegales, no se puede exigir tiempo de empadronamiento, ni límite de edad, las prestaciones deben mantenerse mientras dure la necesidad. Señala también que todas las restantes prestaciones son manifiestamente insuficientes, y esto abarca más de la mitad de las pensiones de vejez y todo el complejo entramado de ayudas y prestaciones. Resulta evidente que el mero cumplimiento de la Carta Social Europea significaría un alivio considerable para un número muy elevado de personas y, puesto que es un derecho exigible YA y es obligación de los poderes públicos implementarlo, así lo hacemos, con independencia de mantener nuestra presión por la incondicionalidad y la universalidad de la renta básica.

Es más, si se intentara cumplir la Carta Social, es muy probable que la renta básica universal e incondicional aparezca prístinamente ante los ojos de todas como una medida mucho más barata, simple y eficaz. Y aún más, esta campaña nos permite poner en evidencia la irracionalidad y complejidad de todo el sistema actual de prestaciones condicionadas como un colador lleno de agujeros que convierte el ingreso de lo que se debe percibir por derecho en una carrera de obstáculos humillante; hasta tal punto que, cualquier persona que conozca el entramado (que es diferente según de qué comunidad autónoma estemos hablando), se convierte de inmediato en defensora a ultranza de la renta básica. Pero nos damos cuenta de que existe el problema de enredarnos en una guerra de trincheras que se eterniza entre los partidarios y los detractores de la renta básica, a la espera de una mayoría parlamentaria suficiente o de ver cómo funcionan los experimentos en Europa, como si se tratara solamente de un debate intelectual, como si la gente no tuviera que comer mañana, como si en pleno invierno de 2017 la gente no tuviera que encender la estufa para calentarse y no sufriera eso que se llama pobreza energética. Como si tuvieran que haceros una concesión para mantener el derecho a una experiencia de vida digna. Pues No… No es sólo una cuestión ahora mismo de teoría, es una cuestión de exigir en la práctica y en la cotidianidad de todas las familias que se cumpla lo que debe y puede cumplirse YA.

Por eso nuestras reivindicaciones no son escalonadas, son simultáneas: #Nadie por debajo del umbral de pobreza #Ningún desemplead@ sin prestación #Cumplimiento de la Carta Social Europea #Renta Básica YA.

 

Jorge Martín Neira

MAREA BÁSICA CONTRA EL PARO Y LA PRECARIEDAD, POR UNA RENTA BÁSICA ¡YA!

 

Ilustración de Paco Garabato, al que damos las gracias por su apoyo y colaboración incondicional.

Please follow and like us:
Email
Facebook
Facebook
YouTube
Google+
Google+
http://mareabasica.es/de-experiencias-y-experimentos-basicos/